En detalle

Lipólisis y lipogénesis



Molécula de glucosa

Lipogénesis

Cuando comemos carbohidratos, se convierten en glucosa y entra al torrente sanguíneo.

Cuando la concentración de glucosa depositada en la sangre excede su límite máximo, el hígado elimina su exceso y el hígado lo almacena en el interior como glucógeno.

Ante esto, es correcto decir que la ingesta de glucosa, en consecuencia, aumenta la concentración de glucógeno dentro del hígado.

A su vez, cuando está en exceso, el hígado descompone el glucógeno y su exceso se elimina en la sangre y, en consecuencia, aumentará la concentración de ácidos grasos en el torrente sanguíneo.

La piel elimina el exceso de ácidos grasos en la sangre y la piel lo almacena dentro de las células conocidas como adipocitos (células de almacenamiento de grasa). Este almacenamiento tendrá lugar en forma de grasa.

Lipólisis

La lipólisis es exactamente el proceso opuesto de la lipogénesis. Cuando la sangre está por debajo de la concentración normal de glucosa, recibe glucosa del hígado como resultado de la descomposición del glucógeno.

El hígado, a su vez, para mantener estable su nivel de glucógeno, elimina los ácidos grasos de la sangre y los convierte en glucógeno.

Cuando la sangre, que el hígado ha eliminado de los ácidos grasos, llega a la piel, descompone la grasa almacenada en sus adipocitos y la introduce en la sangre como ácidos grasos.

Los factores que influyen en la lipólisis y la lipogénesis son: ingesta calórica, gasto de energía, hormonal, psicológica, socio-familiar y hereditaria.

Curiosidad:

Las personas con hipoglucemia no pueden hacer lipólisis porque es un trastorno que la inhibe.