Otros

Tipos de proteínas del cuerpo humano



Actina: ejemplo de proteína contráctil

Introducción (criterios de clasificación)

Las proteínas se pueden clasificar de acuerdo con las funciones que realizan en el cuerpo.

Proteínas portadoras

Son aquellos que actúan transportando moléculas dentro y fuera de las células. Son proteínas de membrana plasmática.

La hemoglobina, por ejemplo, es una proteína transportadora. Presente en los glóbulos rojos, transporta oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo.

Proteínas Reguladoras

Hay algunos tipos de hormonas que son proteínas y tienen la función de regular las actividades metabólicas en el cuerpo.

Podemos citar como ejemplo de proteína reguladora de insulina. Sintetizado en el páncreas, actúa sobre el metabolismo de lípidos y proteínas, además de ser responsable de la entrada de glucosa en las células.

Proteínas de defensa (anticuerpos)

Actúan sobre el sistema inmunitario de nuestro cuerpo, es decir, tienen la función de protegerlo de organismos extraños (virus, bacterias, etc.) que penetran en nuestro cuerpo.

La trombina y el fibrinógeno también son proteínas de defensa, ya que actúan sobre la coagulación de la sangre en caso de lesiones y cortes, evitando la pérdida de sangre.

Proteínas Catalizadoras

Estas proteínas tienen la función de acelerar y facilitar las reacciones químicas que ocurren dentro de las células. Las enzimas, por ejemplo, son proteínas catalizadoras.

Proteínas estructurales

Son aquellos que tienen la función de promover el soporte estructural a los tejidos del cuerpo. Los ejemplos incluyen: elastina (actúa sobre la estructura de la piel) y queratina (actúa sobre la estructura del cabello, las uñas y el cabello).

Proteínas contráctiles

Estas proteínas tienen la función de permitir la contracción de las fibras musculares. La miosina y la actina son ejemplos de proteínas contráctiles.